Donación de Óvulos para FIV e Investigaciones con Células Madre: Es el Momento de Considerar los Riesgos para la Salud de la Muj

Author(s): Judy Norsigian
Date Published: January 4, 2007
Source: differenTakes, No. 33. Primavera de 2005
El artículo del año pasado de Barbara Seaman, “¿Esta es una Manera de Tener un Bebé?” publicado en la revista O (Oprah) (febrero de 2004), causó gran revuelo entre los expertos en fertilidad así como entre las mujeres que tienen problemas relacionados con este tipo de problemas. Exploró las experiencias de las mujeres involucradas con la utilización de drogas para la fertilidad y destacó la falta de información acerca de las consecuencias a largo plazo, así como los problemas graves y ocasionalmente irreversibles experimentados por algunas mujeres que utilizan este tipo de drogas. En respuesta, miembros de la Sociedad Americana para la Medicina Reproductiva (American Society for Reproductive Medicine) (ASRM) y de la Sociedad para la Tecnología Reproductiva Asistida (Society for Assisted Reproductive Technology (SART)) objetaron de manera inusual en la página web de la ASRM (www.asrm.org), y la controversia continúa.

Puesto que ahora existe un gran debate respecto a la investigación con células madre embrionarias, y debido a que esta investigación (“Transferencia Nuclear de Células Somáticas”(somatic cell nuclear transfer) ó SCNT) requiere mujeres voluntarias que se sometan a la extracción de óvulos para propósitos investigativos, ha surgido atención nuevamente hacia la pregunta sobre los riesgos para la salud de la mujer a causa de los procedimientos de extracción de óvulos. Estos procedimientos son iguales si se realizan con propósitos reproductivos –como es el caso de una clínica de fertilidad donde las mujeres se someten a procedimientos de “fertilización in Vitro” (FIV) – o si se realizan con propósitos investigativos, como se propone ahora en varios estados que buscan la clonación de embriones como parte de un extenso plan para expandir las investigaciones con células madre.

¿Cuáles son los riesgos de la extracción múltiple de óvulos? La droga que se utiliza comúnmente para inhabilitar los ovarios de una mujer (antes de estimularlos con otras drogas para producir folículos múltiples) es Lupron ™ (Leuprolido- Acetato), el cual ha causado una gama de problemas reportados a la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration) (FDA), incluyendo salpullido, vaso dilatación (dilatación de los vasos sanguíneos causando “sofocación”), parestesia (sensación de quemazón), hormigueo, pruritis (picazón), dolor de cabeza y migraña, mareo, urticaria (irritación), alopecia (pérdida del cabello), artralgia (dolor severo en las articulaciones, de carácter no inflamatorio), disnea (dificultad para respirar), dolor en el pecho, nauseas, depresión, inestabilidad emocional, pérdida de la libido (impulso sexual), ambliopía (oscurecimiento de la visión), sincope (desmayo), astenia (debilidad), astenia gravis hypophyseogenea (debilidad aguda debido a la pérdida de la función pituitaria), amnesia (perturbación en la memoria), hipertensión (presión arterial elevada), taquicardia (latir rápido del corazón), dolor muscular, dolor en los huesos, nausea/ vómito, asma, dolor abdominal, insomnio, hinchazón de las manos, edema general, aumento crónico de la tiroides, anormalidad en las funciones del hígado, anomalías en la visión, ansiedad, miastenia (debilidad de los músculos) y vértigo. Aunque el ¹Lupron es aprobado para varios usos específicos, NO lo está para procedimientos de extracción múltiple de óvulos- algo que no es bien comprendido por muchas mujeres. (Es legal utilizar una droga para un uso no aprobado, mientras se encuentre en el mercado para al menos un uso aprobado, y Lupron es solo una de muchas drogas utilizadas “para otro propósito”. Pero nunca han sido entregados formalmente a la FDA estudios apropiados que justifiquen su utilización para la extracción de óvulos.

Las drogas utilizadas para “hiper-estimular” los ovarios también tienen efectos negativos, la condición más notable es llamada Síndrome de Hiperestimulación Ovárica (Ovarian Hyperstimulation Síndrome) (OHSS). Los casos graves de este síndrome involucran el desarrollo de muchos quistes y el engrandecimiento de los ovarios, junto con la acumulación masiva de fluido en el cuerpo. Como se mencionó en el artículo acerca del OHSS, “el predominio, reportado, de la forma severa del OHSS es pequeño, con un rango que va desde .5 a 5%. Sin embargo, puesto que esta es una complicación iatrogénica de un tratamiento no vital con resultados potencialmente fatales, el síndrome continua siendo un serio problema para los especialistas en infertilidad”.² También, como fue mencionado por la Dr. Suzanne Parisian, ex Funcionaria Medico Jefe en la FDA: “El OHSS conlleva un gran riesgo de desordenes en la coagulación, daños en el riñón y retorcimiento ovárico (ovarian twisting). En general, en las investigaciones de la FDA, la estimulación ovárica ha sido asociada con enfermedades pulmonares fatales tales como incidentes tromboembólicos, embolismo pulmonar, infarto pulmonar, accidente cerebral vascular (apoplejía) y obstrucción arterial con pérdida del miembro y muerte” ³

¿Entonces por que la extracción de óvulos es la pauta en las clínicas de FIV?

Con tales riesgos involucrados, ¿cuál es el motivo por el cual los especialistas no intentan extraer el único ovulo que la mujer produce normalmente cada mes? Si se “recolecta” un solo óvulo utilizando el ciclo “natural”, existe una gran posibilidad de que no sea fertilizado exitosamente, o si lo es, es probable que no se desarrolle en un embrión que pueda ser implantado de manera exitosa en el útero de una mujer, requiriendo procedimientos quirúrgicos repetidos para extraer más óvulos.

Obviamente extraer múltiples óvulos aumenta la posibilidad de éxito en cada procedimiento de FIV.

El mismo razonamiento puede ser aplicado en el contexto de la investigación, puesto que es mejor tener más óvulos con los cuales llevar a cabo la investigación que tener una menor cantidad de ellos. Pero puesto que la investigación con células madre embrionarias se encuentra en una etapa inicial, y con muy pocos beneficios hipotéticos a la mano, sería mucho más razonable proteger a la mujer de los riesgos de la extracción múltiple de óvulos, únicamente para propósitos de investigación de la SCNT y permitir únicamente la extracción quirúrgica del único ovulo producido naturalmente cada mes. Otros argumentan que sin importar cuales sean los riesgos – conocidos y desconocidos –una mujer debe tener la opción de tomar estos riesgos, especialmente si tiene un firme interés personal en ver el desarrollo de ciertas terapias, aun si estas son una promesa distante.

Aquellos que revisan la conducta ética de la investigación, especialmente los miembros de la Junta de Revisión Institucional (Institutional Review Board)(IRB), se supone deben considerar cuidadosamente el tema de la proporción “riesgo/beneficio” al tomar decisiones relacionadas con la aprobación del protocolo de una investigación.

P/d Desarrollo de la Población
Programa de Población y Desarrollo
CLPP. Hampshire College. Amherst. MA 01002
413.559.5506. http:// popdev.hampshire.edu

Las opiniones expresadas en esta publicación son de autores individuales a menos que se especifique lo contrario.

La investigación de clonación embrionaria (SCNT) presenta desafíos significativos en este aspecto. Una IRB para Tecnología Celular Avanzada en Massachussets, aprobó un protocolo para la transferencia nuclear de células somáticas varios años atrás e incluyó lo siguiente en el documento de autorización informada: “severos incidentes pulmonares y de coagulación de la sangre han conducido a la muerte”4. Ellos claramente decidieron que era ético preguntar a la mujer si quería asumir dicho riesgo, aunque otros puedan argumentar lo contrario.

Leer las historias de mujeres jóvenes quienes aceptaron ser donantes de múltiples óvulos para clínicas de FIV y terminaron en trágicas consecuencias, debería darnos a todos una razón para pensar cuidadosamente acerca de si estos riesgos son justificables en el contexto de la investigación. Muchos partidarios consideran que tomar estos riesgos es algo no ético, en parte debido a que una autorización informada verdadera no es posible en ausencia de datos más completos acerca del Lupron en particular5.

Uno de los aspectos de mayor gravedad que requieren mucha más atención, es la falta de información acerca de las consecuencias a largo plazo de las drogas de fertilidad comúnmente utilizadas. Existen cientos si no miles de reportes anecdóticos, donde las complicaciones NO fueron pasajeras. Como se indicó en una serie de tres partes en el Boston Herald:

“Siete de las mujeres entrevistadas para este reportaje dijeron haber sufrido de pérdida de la memoria y dolores en los huesos mientras se encontraban utilizando Lupron, y que los problemas continuaron años después de detener su consumo. Algunas mencionaron que las convulsiones y los problemas graves de la visión que iniciaron cuando tomaban Luporn, también han desaparecido. Una mujer, Linda Abend en el sur de New Jersey, inició una Red Nacional de Víctimas del Lupron, después que en 1991 su hermana de 34 años de edad fue hospitalizada por convulsiones durante el tiempo que utilizaba Lupron para tratar un fibroide benigno. Abend menciona que su hermana aun sufre de convulsiones diarias, además de huesos débiles y dolores musculares ocho años después; además cuenta que ha oído de más de 1.000 personas a nivel nacional –en su mayoría mujeres- quienes también han reportado efectos secundarios que continúan después de detener el medicamento. La FDA afirma que no tiene quejas registradas de tales efectos a largo plazo…”6

En un reporte entregado por Farmacéuticas TAP (TAP Pharmaceuticals) a la FDA en abril de 1998, los investigadores indicaron su “preocupación” debido a que más de un tercio de las mujeres estudiadas que utilizaban Lupron, no “demostraban reversibilidad parcial” o “una tendencia de reversión” en su masa ósea en los seis meses siguientes de la suspensión del medicamento. Además, los investigadores afirmaron que algunas mujeres perdieron hasta el 7.3 de su densidad ósea durante el tratamiento – más de dos veces la cantidad que muestra la advertencia en el empaque del medicamento. Los investigadores concluyeron, “Una evaluación más completa acerca de los efectos del Lupron (sobre la densidad ósea), solo puede efectuarse con un seguimiento a largo plazo de estas pacientes.” 7

Ciertos defensores de la salud de la mujer argumentan que es prematuro llevar a cabo la SCNT, especialmente cuando involucra la extracción múltiple de óvulos, puesto que los riesgos sustánciales involucrados no son compensados por ningún beneficio evidente. En el caso de la FIV, las mejores clínicas de fertilidad pueden ofrecer tasas de 30-40% de éxito, así que las mujeres que se someten a la extracción múltiple de óvulos—con el fin de quedar embarazadas o para ser donantes de óvulos para otras mujeres- saben que existe un beneficio potencial evidente, y de inestimable valor: un bebé.

La proporción riesgo/ beneficio es muy diferente en el caso de la SCNT, donde los posibles beneficios de dicha investigación son bastante hipotéticos en esta etapa. Es poco evidente que la SCNT conduzca a alguna terapia viable, y gran parte de lo que necesitamos aprender de esta área de la investigación, puede resultar del estudio de células madre embrionarias derivadas de los embriones “convencionales” que son descartados por parejas que buscan la FIV en una clínica de fertilidad.

(Miles de dichos embriones se encuentran ahora disponibles para la investigación con células madre que se lleva a cabo a lo largo del país.) Es concebible entonces que, con el tiempo, cuando la investigación con células madre embrionarias haya demostrado la posibilidad de terapias viables, se pueda establecer un motivo para buscar la SCNT. (Teóricamente la SCNT hará posible desarrollar terapias que serán inmuno-compatibles, con el fin de evitar el problema del rechazo de tejidos, el cual tiene mayor probabilidad de ocurrir con terapias de células madre que tienen una composición genética distinta.)

Aunque la SCNT proporciona una oportunidad para estudiar el curso de ciertas enfermedades raras, parte de esta investigación puede realizarse con embriones que fueron rechazados durante el proceso de diagnóstico genético de pre-implantación (preimplantation genetic diagnosis) (PGD). Nuevamente, estos son embriones que no van a ser utilizados para propósitos reproductivos, debido a que se les detectaron ciertos problemas, y serían descartados si no son utilizados para investigación.

Algunos defensores de la salud de la mujer exigen que las investigaciones sean realizadas únicamente a través del “ciclo natural”- donde la mujer no debe utilizar drogas para la fertilidad sino que se recolecte quirúrgicamente el folículo que (normalmente) libera cada mes. Dado que los investigadores de Korea del Sur deben extraer 242 óvulos de 16 mujeres para crear un embrión clonado del cual puedan desarrollar una línea de células madre embrionarias para estudiar posteriormente, seguramente existirán presiones para acelerar la recolección de óvulos a través de procedimientos más comunes de extracción múltiple de óvulos. Los anuncios para donantes de óvulos son ya algo común en muchos campus universitarios, donde las mujeres jóvenes son motivadas a someterse a estos procedimientos para obtener los ingresos que requieren ($4-7000 en la mayoría de los casos) así como por motivos altruistas. Estos dos motivos pueden influenciar a miles de mujeres jóvenes y con problemas económicos a someterse a estos procedimientos de extracción, con el único propósito de investigación, y bajo circunstancias en las cuales los beneficios son muy poco evidentes y aun demasiado hipotéticos. Este será otro campo donde observaremos el mantra de la “opción reproductiva” una vez más de manera coercitiva y aplicada falsamente.

Puesto que es posible que se desarrollen nuevas técnicas próximamente que eviten la necesidad de la extracción múltiple de óvulos, existe una mayor justificación para utilizar un método más prudente. En el New York Times se mencionó una técnica llamada “Maduración In Vitro”, o M.I.V., que puede hacer posible la obtención múltiple de óvulos sin la utilización de inyecciones de hormonas. “los doctores han descubierto que unos días antes de la ovulación, cerca de 30 a 50 folículos de óvulos comienzan a madurar. Normalmente, solo uno madurará completamente para la ovulación, y el resto se pierde. Pero si los óvulos son removidos antes de la ovulación, muchos de ellos pueden ser madurados en el laboratorio.” 8

El apoyo para la SCNT (también llamada clonación para investigación o clonación “terapéutica”) será grande en los próximos años. Puesto que la mayoría de críticos de esta investigación pertenecen a la comunidad que se opone al aborto, muchos defensores de la libertad de elección se encuentran renuentes a involucrarse en este debate por miedo a prestar su apoyo a una agenda en contra de la libertad de elección mucho más extensa. Aunque existen personas quienes deliberadamente han confundido este tema, vinculando la investigación de clonación embrionaria con TODAS las investigaciones de células madre embrionarias, es importante mantenerlas separadas y recalcar que los problemas de salud para la mujer no deben quedar en un segundo plano.

Judy Norsigian es co-autora de Our Bodies, Ourselves y co-fundadora del Libro Colectivo para la Salud de la Mujer de Boston (Boston Women’s Health Book Collective ). Trabaja como Directora Ejecutiva de la organización y se encuentra involucrada en numerosas iniciativas para la salud de la mujer a nivel nacional e internacional.


Referencias
1. Por ejemplo, el tratamiento de la endometriosis y la anemia fibroide asociada.
2. Delvigne, Annick y Rozenberg, Serge. “Epidemiología y prevención del síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS): una revisión” Actualización de la Reproducción Humana (Human Reproduction Update), vol.8, No. 6, 2002, pag. 559 – 577.
3. Del memorando de la Dra. Parisian el cual se encuentra en www.ourbodiesourselves.org
4. Otros apartes de este documento, titulado “Autorización para Participar en un Estudio Relacionado con la Donación de Óvulos para la Investigación con Células Madre”: Las complicaciones asociadas con ser donante de óvulos, incluyen la respuesta impredecible a las hormonas que se le suministran, complicaciones quirúrgicas durante la recolección de óvulos y efectos secundarios desconocidos a largo plazo producto de las hormonas. Si alguna de estas complicaciones surge, los biólogos reproductivos involucrados en esta investigación pueden elegir, a su discreción, terminar la participación de los donantes en esta investigación.

Riesgos y efectos secundarios asociados con las hormonas (Gonadotropinas, HCG y agonistas GnRH). Las gonadotropinas serán utilizadas con el fin de estimular los ovarios. Las reacciones adversas reportadas en las mujeres tratadas con gonadotropinas incluyen la hiperestimulación ovárica. Esta es una condición en la cual los ovarios siguen agrandándose aun después de que los óvulos han sido recolectados. Además de este agrandamiento, se comienza a retener fluido en el abdomen y se vuelve muy difícil de controlar, conduciendo a un desequilibrio en el fluido. Algunas consecuencias poco comunes, pero de gravedad, incluye problemas pulmonares y circulatorios tales como el colapso de un pulmón, síndrome respiratorio agudo severo, coagulación de la sangre lo cual puede conducir a la inflamación de las venas, obstrucción de los vasos sanguíneos en los pulmones, daño del tejido pulmonar, ataque de apoplejía, obstrucción de una arteria resultando en la pérdida del miembro(s); sangre en la cavidad abdominal; daño en el riñón; agrandamiento de los ovarios, aumento en los latidos del corazón; respiración corta; respiración acelerada; síntomas similares a los de la gripe o fiebre, escalofríos, dolores músculo-esqueléticos, dolor en las articulaciones, nauseas, dolor de cabeza y cansancio; sensibilidad en el pecho; y reacciones epidérmicas como la piel seca, salpullido con sangre, pérdida del cabello y urticaria. Severos incidentes pulmonares y de coagulación de la sangre han conducido a la muerte.

Las siguientes reacciones adversas han sido reportadas en pacientes que reciben una terapia de gonadotropina coriónica humana: dolor de cabeza, irritabilidad, desasosiego, depresión, fatiga, edema y dolor en el lugar de la inyección.

Las reacciones adversas relacionadas con los agonistas GnRH incluyen anemia; variaciones en ciertos problemas cardiacos. Presión arterial elevada; acumulación de fluido en los miembros; formación de coágulos de sangre que pueden ser desalojados de la vena o arteria involucrada causando daño a órganos vitales como pulmones, corazón o cerebro; problemas intestinales como la falta de apetito, estreñimiento; nauseas y vomito, diarrea, dificultad al tragar; sangrado intestinal, pólipos y úlceras intestinales; aumento de la tiroides; sensibilidad en el pecho; sofocamiento; dolor en los huesos, músculos y articulaciones; ansiedad, depresión; visión borrosa; cambios de ánimo; nerviosismo; entorpecimiento; cambios en los gustos; problemas de memoria; aturdimiento; pérdida del conocimiento y dolor de cabeza.

5. Ver “riesgos para la mujer en la clonación de embriones” por Judy Norsigian, febrero 25 de 2005, Boston Globe.
6. Lazar, Kay “droga maravillosa para hombres dice causar daño en las mujeres,” Boston Herald, Agosto 22, 23, 24 de 1999.v 7. Ibidem.
8. Duenwald, Mary “después de 25 años, nuevas ideas en el tubo de ensayo prenatal” New York Times, Julio 15 de 2003.